viernes, 15 de enero de 2010

La luz de los impresionistas ilumina Madrid. Exposición

video
-
La luz de los impresionistas ilumina Madrid
-
La Fundación Mapfre ofrece una muestra con 90 obras maestras procedentes del Museo D'Orsey de París

-

Mila Trenas / EFE, 14 de enero de 2010

-

Manet es el hilo conductor de la gran exposición en la que la Fundación Mapfre ofrece una visión global del movimiento impresionista, que marcó el camino de la modernidad, a través de 90 obras maestras procedentes del Museo D'Orsay de París.
-
Nombres como Monet, Renoir, Sisley, Pisarro, Cezanne, Degas están presentes en la que, sin duda, va a ser la exposición de la temporada, pero no sólo por la posibilidad de contemplar las pinturas, de las que al menos veinte son obras maestras absolutas, sino por el planteamiento de mostrar el nacimiento del mundo moderno de una forma más generosa.
-
El pífano de Manet y la impresionante Composición en gris y negro de James Abbott McNeill Whistler dan la bienvenida al visitante de Impresionismo. Un nuevo Renacimiento, que se podrá contemplar hasta el 22 de abril, y que ha sido posible gracias a las obras de modernización que se están llevando a cabo en el Museo D'Orsay.
-
Los comisarios Pablo Jiménez Burillo, director del Instituto de Cultura de la Fundación Mapfre, y Guy Cogeval, presidente del D'Orsay, han planteado un recorrido en el que se pueden observar algunas de las mejores obras impresionistas junto a pinturas académicas que se exhibieron en el Salón de París. "La historia fue más complicada de cómo se presenta habitualmente. Muchos artistas intentaron sobreponerse al nacimiento del mundo moderno, a una realidad cambiante", según Jiménez Burillo. En este sentido, explicó que el impresionismo y su afán de transformación no supuso una ruptura radical con el arte tradicional y académico.
-
El recorrido de la exposición empieza en Manet y termina en Manet, "el gran pintor del momento, el que más va a influir, el que ha descubierto la pintura española, a Velázquez, y una vía de renovación de la pintura". Manet presenta las obras en el salón, pero, a la vez, se convierte en el gran animador del nuevo grupo con el que, sin embargo, nunca quiso exponer. En opinión del comisario, el Impresionismo fue un Renacimiento ya que había necesidad de refundar la pintura y mirar a los maestros antiguos "como a un igual".
-
Un primer espacio, presidido por el gran retrato del general Prim, pintado por Henri Regnault, marca la importancia de lo español en París. Debido a su gran tamaño, la obra ha permanecido durante los últimos quince años en los almacenes del Museo D'Orsay y "retorna a la vida" por primera vez en esta exposición.
-
Las pinturas reunidas en torno a La Escuela de Batignolles muestran las primeras tentativas de formación de un grupo de vanguardia. El gran cuadro de Fantin-Latour así titulado coloca a Manet como centro del grupo, mientras que el El taller de Bazille, y los retratos de Renoir, Bazille o Monet, realizados entre ellos, muestran la connivencia del grupo.
-
El año terrible (1870-1871) hace referencia al momento histórico dramático en el que surge el Impresionismo, con la guerra franco-prusiana y un mundo que se acaba. La verdad de Lefebvre y obras de Pierre Puvis de Chavannes, Georges Clairin, Gustave Doré, y Ernest Meissonier ilustran este espacio.
-
El recorrido por la segunda planta se inicia con Realismos: el legado de Millet y Coubet donde junto a pinturas de estos se muestra una de las obras "más importantes de la exposición", en opinión del presidente del Museo D'Orsay: Acuchilladores de parqué, de Gustave Caillebotte.
-
Obras de artistas academicistas que exponían en el Salón, como Jules-Elie Delaunay, Gustave Moreau, Henry Lévy, Bouguereau o Chavannes, conviven por primera vez en el mismo espacio con las grandes obras impresionistas, ya que en el D'Orsay se muestran en plantas separadas.
-
Tras El Salón: antiguos y modernos, la exposición aborda varios de los espacios más brillantes con la renovación del clasicismo de Degas y sus instantáneas de la vida moderna, entre las que se encuentra La clase de danza.
-
Los impresionistas clásicos están representados por la fuerza de Monet, el rigor compositivo de Sisley y la sensualidad de Renoir, del que, entre otras, se exhibe El columpio, junto a los impresionantes paisajes de Cézanne y una selección de obras de Pissarro. "Se llega a estas pinturas deslumbrantes, como si viniéramos del Salón de París. Se produce una sensación de Renacimiento, ha vuelto a nacer la pintura. Son pintores que pensaban que había que hacer una pintura diferente, más real, más de verdad, que tiene algo de moral", según Jiménez Burillo.
-
La exposición finaliza con un retorno a Manet, que triunfa en el Salón con obras de corte político, como el Retrato de Clemenceau pero que a la vez refleja lo mundano, como en La mujer de los abanicos.
-

1 comentario:

Guillermo Álvarez de Toledo Pineda dijo...

Francisco Javier:

Aunque sabía que seguías mi blog. he visto que te has heccho " seguidor oficial". Muchas gracias y un abrazo.

Guillermo