miércoles, 4 de agosto de 2021

Juan Bautista... Cavaleri. Mucho más que una parada de Metro.

 

JUAN BAUTISTA... CAVALERI. MÁS QUE UNA PARADA DE METRO.

FJGN ---
---

FRAGMENTO de
Francisco Javier GUTIÉRREZ NÚÑEZ, Salvador HERNÁNDEZ GONZÁLEZ:
"La capilla de Nuestra Señora de Guadalupe de México, del antiguo convento de San Agustín (Sevilla): el Capitán Domingo de Rojas y el genovés Juan Bautista Cavaleri (ss. XVII-XVIII)", en Fernando Quiles García (ed. lit.), Pablo Francisco Amador Marrero (ed. lit.), Martha Fernández (ed. lit.): Tornaviaje. Tránsito artístico entre los virreinatos americanos y la metrópolis, 2020, pp.. 565-589



---


1.- Juan Bautista Cavaleri: de Génova a Sevilla,
pasando por Madrid y las Indias

Nacería en Génova en 1652, siendo hijo de Nicolás Cavaleri y Ángela María Ferrari. Con tan sólo 12 años abandonaría su ciudad natal para marchar a Madrid . Desconocemos si lo hizo en compañía de sus padres, aunque lo más probable es que lo hiciera en compañía de su hermano mayor Pedro Matías y que fueran acogidos por algún familiar, o bien por algún otro linaje italiano, para así iniciarse desde joven en las actividades mercantiles y crediticias.

De forma previa a su llegada a Sevilla, nuestro protagonista sin duda se forjó toda una carrera comercial como tratante y factor, posiblemente trabajando para otro comerciante, hasta poder independizarse. Después de residir 4 años en la parroquia de San Sebastián de Madrid (1664-1668), pasó 3 meses en Sevilla, hasta lograr embarcar hacia el “Reino de Caracas” donde pasó otros 5 años (1669-1674), trasladándose posteriormente a Nueva España donde vivió 9 años (1674-1683). Tras retornar a finales del año 1683 a la península, de nuevo residió en Madrid junto a su hermano, donde pasó casi otro año como vecino de la parroquia de San Ginés; hasta trasladarse definitivamente a Sevilla, afincándose en la collación de San Andrés, integrándose en la amplia comunidad mercantil vinculada a la Carrera de Indias.
--- 2.- De Santa Cruz a San Bartolomé: la fundación del mayorazgo (1699)
A través de sus numerosos testamentos y codicilos, conocemos sus distintas vecindades: collación de San Andrés en 1687, de Santa Cruz en 1696 y 1699, y por último de San Bartolomé, desde 1702 hasta su muerte en 1732 .
Su entrada en el Cabildo de Sevilla fue gracias a la cesión que le hizo del oficio de Escribano Mayor, su ya familia política Pineda Salinas, de la cual eran miembros dos de sus cuñados y su yerno. Tras acceder a él, dejó este oficio y lo cedió a su cuñado Pedro de Funes. A continuación compró un oficio de Veinticuatro de Sevilla por valor 23.750 reales de vellón, recibiendo Real título del mismo (Buen Retiro el 23 de mayo de 1703). Estar presente en un órgano de poder como era el ayuntamiento sevillano sin duda era clave para prosperar y garantizar el status socio-económico de su linaje.

Al poco tiempo de su matrimonio obtuvo carta de naturaleza de Carlos II, Real Cédula firmada en el Buen Retiro el 2 de mayo de 1689, lo que le permitió "tener los ofizios, trattos y comerzio que está permitido a los naturales" del país.

Juan Bautista desarrollaría una interesante trayectoria: Cargador y Cosechero del Consulado de Indias, Tesorero General de la Santa Cruzada (al menos ya en 1687), Escribano Mayor (h. 1696-1703) y Veinticuatro del Cabildo de Sevilla (1703-1732) , así como Hermano de la Santa Caridad (1688), de la que fue Hermano Mayor (1710, 1721).

La casa de la calle Tintes (antes llamado Postigo del Jabón), estaba en esquina con la plazuela de los Zurradores, y la adquirió en 1699 a D. Lorenzo José Dongo por 86.677 reales. La escritura de compra-venta se realizó ante el escribano Juan Antonio Herrero. Contaba con abastecimiento de agua, jardín y cochera. Posteriormente lo acrecentaría con el citado oficio de Veinticuatro de Sevilla y una capilla situada en el convento de San Agustín, mediante codicilos fechados el 1 de diciembre 1702 y el 4 de septiembre de 1704.

Sin duda la fundación de un mayorazgo era un paso importante para el ennoblecimiento definitivo de su linaje, hecho que ocurrió en el año 1669, con una casa ubicada en la calle Tintes (collación de San Bartolomé) y su heredad situada en San Juan de Aznalfarache (hoy Mairena del Alcor).

--- 3.- Matrimonio e hijos.
Juan Bautista contaba con 35 años y Cristina María 19, él casi le doblaba la edad. Ella bautizada el 11 de enero de 1668, era hija del capitán Juan de Funes y de Ana Felipa Reiner, nacidos en Tafalla (Navarra) y Sevilla; aunque Ana Felipa era de padre francés . En 1687, Cristina ya era huérfana de padre (fallecido h. 1671) y vivía en compañía de su madre en la collación de Santa Cruz.

Sus cinco hijos varones eran los primeros en la sucesión del mayorazgo: Juan Nicolás, Miguel, Pedro, José Manuel y Francisco. Sin embargo Juan Nicolás quedó descartado al ingresar como Canónigo de la Santa Iglesia Catedral de Sevilla, pasando tras la muerte de Juan Bautista, a ostentarlo su segundo hijo, Miguel (entre 1732 y 1753), sin sucesión.

A partir de ahí, y fallecidos ya Pedro y José Manuel, el mayorazgo pasó a su quinto hijo varón menor, Francisco Cavaleri Funes (1701-1756), el cual sólo lo ostentó algo más de tres años (1753-1756).
--- 4- Su Hacienda: entre San Juan y Mairena del Aljarafe
En la actualidad, aún se mantiene en el recuerdo de la localidad de Mairena del Aljarafe, la existencia de la denominada “Hacienda Cavaleri”, creada y fundada como veremos por Juan Bautista. A inicios del siglo XVIII, lo cierto es que estaba algo lejos con respecto a su pequeño núcleo urbano, aunque ubicada en un sitio clave, en el camino que la unía con Sevilla, pasando por San Juan.

La familia Cavaleri fue su propietaria a lo largo del siglo XVIII y buena parte del XIX, cuando le perdemos la pista. Ya en el siglo XX, era propiedad de la familia Taviel Andrade y contaba con unas 40 hectáreas de extensión, la cual parece que la transfirió a la Caja San Fernando de Sevilla. La entidad bancaria supo ver el potencial inmobiliario de sus terrenos, llevándose a cabo su promoción urbanística en los 70 y 80. Así se crearon barrios como Los Olivos, Las Brisas, Montealto, Cavaleri y Ciudad Expo. Una zona que cuenta con 2 estaciones del metro de Sevilla, una de ellas denominada “Cavaleri”.

La primera vez que aparece en algún documento relacionado con Juan Bautista, es en su testamento de 1699, cuando declaraba tener una Heredad en San Juan de Aznalfarache. Escuetamente se decía de ella que contaba con bodega, lagar y vasijas de barro, almacenes (con 4 mil arrobas de vino), viñas, olivares y otros árboles. Pagaba un censo anual a la Casa de la Misericordia, de sólo 1250 maravedíes.

La Heredad fue ampliando su extensión hasta convertirse en una Hacienda de campo, mediante un proceso continuo de agregaciones por compra-venta, tras el cual la finca pasó a estar valorada en 282.683 reales de vellón.
---

1 comentario:

isa dijo...

Vivo en Cavaleri y llevo años buscando información acerca del nombre Cavaleri dado a la urbanización. Por fin encontré esta publicación.
¿Saben en qué se inspira el arquitecto de la urbanización para diseñar las casas?
Son de un estilo mediterráneo que recuerda a las casas de playa.